Analiza y Organiza

Una vez que me interioricé con las 5 R’s, empece a buscar alternativas para rechazar, reducir y reutilizar, yendo de lo más general a los detalles.

En una casa promedio, la mayoría de la basura se genera en la cocina y en el baño. Como vamos a ir por partes, el baño lo dejaré para más adelante y empezaré con la cocina.

Reducir la basura en la cocina no es difícil pero  necesitas primero saber qué consumes, cuánto consumes y por qué lo consumes. Muchas veces vamos al supermercado en modo “automático” y compramos cosas que no necesitamos, cosas que no son la opción más sana ni sustentable, y muchas veces no calculamos bien las cantidades, lo que nos lleva inevitablemente al horrible desperdicio de alimentos.

Para poder comprar de manera inteligente, sana, sustentable y en la proporción correcta, la clave está en analizar y organizar las compras. Debo confesar que soy extremadamente (y no estoy exagerando) desordenada y desorganizada, pero al menos ahora, con mi nuevo sistema, aprendí a organizarme con las compras y con esto ahorro tiempo, plata, basura y desperdicio de comida. Si yo lo logré, cualquiera lo puede lograr.

Aquí te dejo los mini pasos para llegar a esa organización que tanta tranquilidad ha traído a mi vida!

1.- Analiza tus compras:

Esto dependerá simplemente de los hábitos alimenticios de cada persona o familia, pero lo típico, es comprar productos que vienen en envases plásticos, botellas, cajas o latas.

IMG_5029

Es importante tener en cuenta que reducir tus residuos implica necesariamente llevar una vida más sana y dejar de lado productos procesados que inevitablemente utilizan envases, que tienen ingredientes tóxicos o desconocidos y que no son la alternativa más saludable ni sustentable. Personalmente nunca me han gustado los sabores artificiales, así que la mayoría de los productos los preparo yo en mi casa desde cero (como mi salsa de tomates en conserva), evitando ingredientes que no conozco y que  muchas veces a penas puedo pronunciar.

Cuando analices tus compras, calcula también las cantidades. Esto es algo que me costó  mucho lograr. Antes de planificar bien mis compras, mucha de mi comida terminaba pudriéndose en el refrigerador hasta llegar al basurero. Lo que comencé a hacer (y sigo haciendo hasta el día de hoy) es lo siguiente: al momento de comprar comida tengo una lista con 2 secciones: los alimentos que duran más ( o no perecibles), como arroz, tallarines, harina, azúcar, café etc. y los que no duran tanto, como: verduras, frutas, carnes, lácteos, huevos etc.

• Los que duran más los compro SOLAMENTE CUANDO SE ME ACABAN, así me ahorro espacio en mi despensa, me aseguro que no va a quedar ningún envase perdido por atrás que eventualmente va a vencer y terminar en la basura, evito el desperdicio de comida y me ahorro la plata de comprar uno nuevo reemplazando al que ya venció.

• En el caso de las fruta, verduras, lácteos y demases que no se conservan por tanto tiempo, comencé comprando menos cantidad pero más seguido, hasta que logré encontrar la proporción perfecta. Prefiero darme la lata de ir a comprar más veces que mirar con pena mi basurero con comida perdida.

Ambos productos los compro a  granel, evitando los envases y comprando la cantidad que realmente necesito.

Finalmente, hay que considerar que los residuos no son generados sólo a partir de envases, también los productos de limpieza y detergentes tienen ingredientes dañinos para nosotros – dejando restos en nuestra casa y en nuestras cosas- y para el medio ambiente – cuando los elementos tóxicos quedan  suspendidos en el aire o se van por la cañería hasta llegar al mar.

2.- Mira tu basurero: Como es lógico, tu basura dependerá de tus compras. Debes tratar de evitar que la mayor cantidad de residuos llegue finalmente al basurero.

Analiza qué parte de esa basura pudo ser evitada desde un principio, qué cosas se podrían re utilizar, separa lo que pueda reciclarse y si tienes opción de compostar anda dejando de lado los residuos orgánicos (una vez que separas los residuos orgánicos tu basura se reduce increíblemente y además no necesitarás más bolsas plásticas para botar el resto de tu basura, ya que las podrás reemplazar forrando tu basurero con papel de diario).

Mientras más sano es tu estilo de vida, mayor será tu basura orgánica (que demora menor tiempo en descomponerse) y menor será tu necesidad de comprar productos procesados cuyos envases terminarán – si tienes suerte- en la basura (recordemos que muchas veces llegan a micro basurales, vertederos ilegales, al mar, se vuelan, etc).

3.- Una vez con la idea de lo que consumes y los tipos de residuos que generas, busca alternativas al uso de plásticos y envases:

Para esto, voy a insistir en la compra a granel, ya mostraré que comprar a granel no es imposible y tiene muchos beneficios. Así evitarás el uso de envases y podrás reusar los que ya tengas, evitando además el desperdicio de alimentos. Por otra parte, si lo que realmente necesitas, no está disponible a granel, preocúpate de elegir envases reciclables y obviamente de reciclarlos.

Se trata de ser responsables con nuestro estilo de vida, por lo que debemos buscar alternativas más amigables con el medio ambiente, cambiar ciertos hábitos de consumo o ya – si no puedes con ninguna de las anteriores- entonces al menos asegúrate que la basura que no pudiste rechazar, reducir o re utilizar, se recicle y que no termine en el mar o en donde no debe.

34878fa2715b924dfc876534f86d4628
Foto sacada de Multipix.com

Salsa de tomate en conserva

Sabes cuáles son los ingredientes de la salsa de tomates que compras en el supermercado? Nunca son sólo tomates, siempre tienen colorantes, preservares u otros.  Así que para evitar ingredientes que no sé lo que son y  envases que no se pueden reciclar o reutilizar, decidí hacer mi propia salsa de tomates.

En mi verdulería hay una sección de frutas y verduras que venden más baratas porque son “feas” o porque están a punto de morir. Ahí compro mis tomates, mucho más baratos y con sabor real a tomate (no ese blanco, harinoso con sabor a nada 😖).

La salsa de tomates me dura entre 2 y 3 meses dependiendo de la cantidad que haga, pero he aprendido a hacer conservas, así que hago salsa una vez cada 2 meses o cuando se me acaba.

Para esta receta, usé 1.5 kilos de tomate e hice 5 conservas de 370 gr. cada una:

Ingredientes:

  • 1.5 kg. de tomates maduros
  • aceite de oliva
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 1 zanahoria
  • 2 varas de apio
  • media taza de hojas de albahaca
  • Una cucharada de aceto balsámico.
  • 3 hojas de laurel.
  • Sal y pimienta a gusto.

Preparación: puede ser en sartén o al horno.

En sartén:

En un sartén, calienta un poco de aceite de oliva y saltea la cebolla, el apio y la zanahoria (picados en cuadritos) hasta que la cebolla esté transparente. Agrega los tomates cortados en dados y los dientes de ajo cortados en cuartos. Cocina hasta que los tomates estén deshechos y agrega el aceto, la albahaca, las hojas de laurel, la sal y la pimienta. Cocina a fuego bajo por 15 minutos, retira del fuego, saca las hojas de laurel y procesa la mezcla en la juguera.

Al horno:

IMG_4289

Poner todos los ingredientes picados en cubos o cuartos, en una fuente para horno, agreagando un chorro de aceitede oliva al final . Deja cocinar por 20 min a 180 grados o hasta que los tomates estén deshechos y jugosos. Procesa todo en la juguera.

Para la conserva:

  • En una olla grande, hierve los frascos de conserva con sus tapas por 10 minutos, poniendo un paño de cocina al fondo de la olla para evitar el roce de los frascos. (Asegúrate que el agua cubra todos los frascos).IMG_4290
  • Llena los frascos con la salsa de tomates y cierralos fuertemente. En la misma olla con agua, hierve los frascos cerrados (ahora con la salsa de tomate en su interior) por 40 minutos a fuego medio – bajo.
  • Deja enfriar los frascos en la olla y cuando estén fríos, ponlos boca abajo en una mesa y déjalos así por una hora. Si alguno de los frascos chorrea, entonces no quedó herméticamente cerrado y deberás usar esa salsa primero.
  • Otra forma de asegurarte que los frascos se han cerrado herméticamente es cuando la tapa del frasco no está levantada y al presionarla no hace ningún ruido.
  • Con un marcador permanente, anota la fecha de la preparación de la salsa en la tapa, y así sabrás hasta cuando la puedes consumir.

Con este método de conserva, puedes guardar la salsa de tomates hasta por 6 meses.